Semana corta, agenda larga : Pesca y la relación con el gobierno nacional a la cabeza
Jueves 22 de Febrero de 2024
Nº de Edición 783

CHUBUT

Semana corta, agenda larga : Pesca y la relación con el gobierno nacional a la cabeza

12/02/2024 | Por los feriados de carnaval la semana tiene pocos días hábiles, pero el resto serán horas fuertes por la crisis pesquera y la tensión de las provincias con Milei.

La semana corta que comienza no propone como único misterio la  anunciada reformulación del Plan de Gobierno de Javier Milei, que incluirá en tal diseño el pensamiento del sector del PRO comandado por Mauricio Macri.Luego del fracaso parlamentario del gobierno y el ataque acusatorio del mandatario nacional, resurgen en el panorama político el mencionado expresidente Macri, un excandidato a la presidencia la expresidente Cristina Fernández de Kirchner y los gobernadores que se acodan para un frente común que frene el operativo vendetta del gobierno nacional. Los gobernadores de todas las provincias mantienen contacto permanente y en la semana también podría haber encuentros formales.

La cancelación del subsidio al transporte y del Fondo de Compensación Docente, son un golpe al riñón de los estados provinciales, afectando directamente a la mayoría de la población por el riesgo latente de continuidad escolar y el aumento del boleto para viajar al trabajo o la escuela.

La gran incógnita es como seguirá esta escalada de tensión política y su efecto en la economía de todos los días para el ciudadano de a pie. La “casta”  no anda en tren , colectivo y es probable que no asista a la escuela pública.

Esta semana corta continuará la problemática pesquera.

En Chubut, el gobernador Torres cumplió dos meses de gestión, en una jornada marcada por la tensión en la industria pesquera, un motor económico indiscutible, cuya inestabilidad fruto de la disputa entre empresas y gremios, se suma a los nubarrones de crisis que también ensombrecen el desarrollo de la industria petrolera, cuyas regalías son decisivas en las arcas provinciales.

Aquel 9 de febrero 2024 se acumulaban incidentes graves como la quema de una camioneta de un empresario pesquero y la agresión a empleados de la firma “San Isidro” en Puerto Madryn, la sentencia a dirigentes del SUPA y el estado de alerta de la estiba nacional por la situación en Chubut.

La semana pasada se produjo una situación de agresión contra empleados de “San Isidro”

Una sucesión de hechos delictivos incluida el robo de dos camionetas cero kilometro de una concesionaria de Puerto Madryn, no fueron buenas noticias para un gobierno en el comienzo de su mandato, donde también la inseguridad y su resolución fue compromiso de campaña.

Pero volvamos a la industria pesquera donde la situación es extremadamente compleja, porque no hay ningún indicio, al menos hasta ahora, de que los niveles de tensión existentes tiendan a la baja.

Por el contrario los empresarios dicen que no hay garantías, que los hechos de violencia son inéditos por la gravedad y que la escalada es inminente, y que en tales condiciones no hay dialogo posible. Alertan sobre el riesgo que corre la zafra de langostino, sobre la que existe un pedido formal de cierre por parte de la CAPIP.

Desde los gremios se señala a las empresas de no tener voluntad de producir y denuncian un lockout de la industria, porque las condiciones comerciales son negativas para los armadores.

Mientras tanto en el gobierno provincial y los municipios lidian  con los previsibles efectos de la crisis: una demanda social en aumento y una escalada de violencia sobre la que ya existen antecedentes.En el gobierno provincial ya se siente la falta de envío de fondos del estado nacional que según los especialistas descendió un “98%” en enero, es decir que el estado nacional transfirió casi “0” a las provincias-

A pesar de darles vuelta al asunto  es difícil encontrar ganadores,  en esta pelea – la de la pesca-que es lo mismo que decir que somos todos perdedores.

A la obvia cuestión económica y baja de ingresos para  trabajadores directos e indirectos, podríamos agregar el riesgo para los flamantes funcionarios de quedar expuestos sobre la eficiencia de sus funciones, para las empresas la posibilidad de ser señalados como especuladores  y  por el lado del sector del trabajo que el reclamo quede deslegitimado por los hechos de violencia, que pongan en primer plano las agresiones y no la demanda.

Lo cierto es que a primera vista y quizás por impericia propia en el análisis, en esta perdemos todos, lo que nos obliga a repudiar toda violencia, insistir por el dialogo y la paz, abogando por la tranquilidad necesaria para la reflexión.